sábado, 6 de diciembre de 2014

Desarrollo profesional docente y doctorados virtuales. Reflexiones para aquellos docentes que están pensando en un doctorado en educación

Desarrollo profesional docente y doctorados virtuales.

Reflexiones para aquellos docentes  que están pensando en un doctorado en educación


Por: Jotaeme / Docente de humanidades, media y básica

Antecedentes de la búsqueda

Si Ud. es docente vinculado a una secretaria de educación en Colombia bajo el decreto 1278 tiene muy claro que la única manera, difícil manera, de lograr un aumento salarial es  por medio de la acreditación de  un título universitario de posgrado y  aprobar el injusto, absurdo, enigmático, ilegal Examen de Competencias para Ascenso y Reubicación salarial. Para todos los que dedicamos nuestras vidas a la labor docente en Colombia está más que claro que el proceso de reubicación en el escalafón  ilustra diáfanamente el lugar y la importancia que los gobiernos han concedido a la educación en el país: el último. No estamos de acuerdo con el examen pero si con el desarrollo profesional docente por medio de la formación académica. Eso también está claro y deben tenerlo claro aquellos sectores de  opinión para quienes, en una visión simplista del asunto, expresan que  los docentes nos oponemos al decreto porque no exige estudiar y eso, según ellos, es algo que la pereza nos impide hacer.   

Para un docente estudiar es un sueño a cumplir. Cuando pregunto a mis colegas del 1278 si están dispuestos a estudiar una especialización o maestría,  la respuesta  indudablemente es sí, lo sienten como una necesidad y una obligación pero también lo ven como un sueño difícil de alcanzar. Para todo docente de básica y media (como en mi caso) que logra cumplir el sueño de iniciar y concluir un  posgrado,  estudiar representa un verdadero desafío, un reto de mil obstáculos en el que está sólo, sin apoyo institucional, sin respaldo financiero, sin respaldo de las directivas, sin tiempo para la familia, sin dinero (pues hay que pagar las matriculas), sin tiempo aun para comer. Como mínimo son 24 meses de esta situación después de lo cual tendrá que esperar a aprobar el ya mencionado e imposible examen de competencias. Que tal vez nunca aprobará, no porque no sepa sino porque el presupuesto disponible no alcanza. O que tal vez logre pasar en el próximo intento, quien quita…

 En mi caso aprobé  el examen en mi tercer intento  y después de cuatro años de haber terminado mis estudios de maestría.  Mis dos primeros puntajes fueron 79.99 y 79.98, puntaje absurdos, iguales a muchos de los que alcanzaba mis compañeros y que nos hacen sentir con todo rigor la injusticia del sistema de ascenso.  Fueron tres exámenes, cada uno en domingo durante cuatro años consecutivos. Con levantada a las tres de la  mañana para llegar a tiempo  al lugar del examen, una universidad en Chapinero, luego de un viaje de tres horas en bus intermunicipal. Para subir los ánimos, fueron tres domingos lluviosos, fríos y   grises de Bogotá, clima que complicó las  cosas especialmente durante la larguísima fila de docentes frente al edificio que esperaban  para ingresar. En esas filitas,  bajo la lluvia y con los pies mojados,  escuché conversaciones en las que mis colegas relataban las cosas buenas  que iban a pasar en sus vidas  si pasaban el examen, los cambios,  que aunque no eran espectaculares si eran significativos. En alguna conversación un compañero de unos 48 años aproximadamente mencionaba que de lograr el ascenso podría aumentar su capacidad de crédito para poder acceder a la casita propia (es decir endeudarse para el resto de su vida con un crédito hipotecario de 20 años, otra expresión  ilustrativa de la situación de los docentes y su calidad de vida).

Soy de los afortunados, bendecidos, que después de haber decidido que este era el último intento logró aprobar el examen de ascenso al grado 3 A del escalafón docente.  Ahora bien, como docente convencido de que la educación mejora las condiciones y la calidad de vida y que es mi obligación la capacitación y la formación profesional he decidido iniciar las gestiones para inscribirme en un doctorado virtual en educación.  En el fondo me interesa mejorar la calidad de mi enseñanza y mantener una actividad intelectual que me mantenga actualizado y vivo pero  soy bastante pesimista en cuanto a que  pueda lograr mejorar mi sueldo o ascender en el escalafón.

Si el examen de maestría es  un disparate no alcanzo a imaginar lo que será un examen de doctorado preparado por nuestros genios en evaluación docente.

En las siguientes líneas quiero compartir con mis compañeros y compañeras docentes colombianos  mi experiencia en la búsqueda de un doctorado en educación. Con él busco compartir un aprendizaje que espero les resulte útil e ilustrativo  al momento de decidirse por alguna de la muchas ofertas académicas online.

Un doctorado online es lo que necesito y quiero

 Mi experiencia con la maestría online fue satisfactoria y a partir de ellas  siento que la educación virtual satisface mis necesidades, expectativas, intereses y estilo de aprendizaje. Estudié con una universidad oficial española y obtuve un master universitario (oficial) válido en la CEE,  convalidado sin inconvenientes en Colombia por el MEN y aceptado por la Secretaria de Educación como requisito de ascenso. El costo, aunque no muy cómodo para mis ingresos pues representaba casi el 40% de mi salario mensual como docente, si lo era al momento de comparar los precios y las opciones de una maestría en Colombia.  Sin pensarlo dos veces y de una manera casi ingenua pagué un milloncito y medio de pesos por la inscripción  a una fundación en Barcelona. Para mi fortuna di con una organización honesta y no perdí mi dinero. En estos momentos recomiendo pensarlo dos y tres veces antes de consignar cualquier dinero, no por lo que me haya pasado personalmente sino por lo que he podido enterarme a lo largo de mis indagaciones sobre oferta de educación online.
Durante 24 meses estuve dedicado a la maestría mientras dictaba horas extras en el bachillerato jornada  nocturna  y  en contra jornada durante la mañana en una institución privada. Esto para poder conseguir los 300 dólares de la mensualidad. La plataforma funcionó sin inconvenientes. La calidad de los materiales,  las tutorías y tutores, la retroalimentación y las metodologías me convencieron. No fue lo mismo para algunos compañeros de grupo  quienes se retiraron argumentando diversas razones que en el fondo evidenciaban una mal interpretación de lo que significa estudiar online.

Para mí la educación online o virtual es la opción perfecta debido principalmente a que no tengo que desplazarme diariamente en un horario fijo a un salón de clase. Creo que no debo profundizar mucho en explicar  lo que esto significa. En mi opinión, al nivel de maestría o posgrado la clase presencial es redundante pues lo que un experto tenga que decir puede hacerlo a través de los diversos medios que la tecnología pone a disposición para transmitir un mensaje de manera clara y precisa. La interacción y la comunicación directa  también es posible, de manera que cuando surgen las dudas siempre está disponible el chat o el video conferencia en Skype, por ejemplo.

Mis propias convicciones acerca del aprendizaje hacen que vea como superflua  la clase magistral. En mi caso prefiero leer un texto o ver un video y en caso de inquietudes comunicarme con el tutor o participar en un foro para despejarla.  Por otra parte, la interacción con compañeros,  el trabajo en grupo y en pares también es posible y tan real como el de los trabajos en grupo presenciales.
Por estas razones no eché de menos una maestría presencial. La maestría online me gustó más que una que inicié y dejé pendiente de tesis diez años antes. En esa maestría tomaba clases en un horario imposible de  4 a 8 o de 6 a 10 p.m. de lunes a viernes después de una intensa jornada de trabajo de 10 horas.     ! Así no se puede ¡Entre el sueño y el cansancio era poco lo que podía producir o procesar.

Adicional a la flexibilidad en los horarios y el no tener que desplazarme a un aula de clase debo mencionar otra de  las ventajas que en mi opinión y de acuerdo a mi experiencia personal ofrece la educación virtual: buenos precios. La educación online es mucho más económica sin que eso signifique que sea de menor calidad. De ahí la importancia de una minuciosa indagación previa antes de inscribirse en un programa virtual. Más a delante proporciono algunos tips para orientar esta indagación y evitar costosos errores

 La indagación preliminar

Al iniciar mi indagación por un doctorado en educación en Colombia  me encuentro con una gran sorpresa: son escasos y caros. En promedio un doctorado en educación empieza entre los 8 y 16 millones por semestre. Imposible para un docente  pensar en ello.  Son mínimo 8 semestres (para un total de 64 millones, cifra  astronómica teniendo en cuenta que nada garantiza que pase el examen y  pueda pagar la deuda contraída  con el banco o el ICETEX,  que aunque a un interés más bajo no deja de ser  deuda). Otra sorpresa, los doctorados presenciales son los que predominan y están localizados en universidades de ciudades como Bogotá, Cali o Medellín.    Si Ud. Trabaja en una IED en  una vereda colombiana, por más que lo desee no podrá realizar un doctorado. Tercera sorpresa, un doctorado virtual es visto con desconfianza y como algo de dudosa calidad en los medios académicos. No solo un doctorado, también  una licenciatura virtual es mirada con desconfianza al punto de que en mayo de 2014 la Ministra de educación anunció que “las universidades en Colombia tendrán que eliminar de sus programas la titulación de docentes a distancia, los semipresenciales y los que se ofrecen de forma virtual, con el fin de mejorar las competencias y el nivel educativo de los bachilleres y profesionales en el país” (Caracol Radio , 2014)

Si bien el MEN promueve y reconoce la educación virtual  en posgrados a nivel especialización o maestría nada dice respecto a los doctorados (Colombia Aprende, Red del Conocimiento). Caso contrario al de México o España países en los cuales la oferta de doctorados online es significativamente más alta y gozan de  prestigio y reconocimiento por su calidad. Por lo anterior, (altos costos, baja oferta, pocos incentivos y prejuicios) no es exagerado afirmar que en Colombia las oportunidades para que un docente de secundaria pueda realizar un doctorado son mínimas.

El problema es económico y laboral afirmaba en una entrevista el director de El Observatorio de la Universidad colombiana (Guia Academica.com, 2009). A continuación presento dos tablas (El Observatorio de la universidad Colombiana, s.f.) que ilustran las afirmaciones hasta aquí expresadas. Las cifras hablan por sí solas.

Profesores según el nivel de posgrados en Colombia.

Nivel de formación
2002
2003
2004
2005
2006
2011
Técnico profesional
1.132
1.013
976
981
1.139
1.036
Tecnólogo
1.202
964
983
897
980
643
Universitario
36.729
36.855
36.638
37.194
37.154
36.696
Especialización
27.420
33.244
33.760
36.221
37.979
33.149
Magíster
14.414
15.457
17.309
19.820
19.716
22.146
Doctor
2.455
2.770
2.871
3.219
3.573
6435
Sin clasificar
2.475
Total
83.342
90.303
92.537
98.332
100.541
102.580

2011
%
2012
%
Programas en modalidad Presencial
10.002
92.34
9.314
90.48
Programas en modalidad a Distancia tradicional
563
5.20
714
6.93
Distancia Virtual
266
2.46
265
2.57
Sumatoria
10.831
100
10.536
100
La información de 2011 incluye sólo programas activos.

Doctorado en México o España


De mi primera indagación concluí que  estudiar el doctorado en Colombia resultaba una fantasía, primero debido a  mi situación económica y horarios de trabajo  pero también porque  la oferta existente de ninguna manera resulta una opción viable para  las realidad cotidiana y necesidades de formación de un docente colombiano. Emprendí entonces la búsqueda de doctorados en  educación  en modalidad virtual  o  a distancia en México y España. Seleccioné estos dos países primero porque cuentan con convenios de reconocimiento mutuo de títulos de postgrado lo que facilita muchísimo las cosas al momento de convalidar un título ante el MEN y segundo, porqué he tenido experiencias con cursos en línea impartidos por universidades españolas y mexicanas y en ambos casos las enseñanzas impartidas, la retroalimentación, las metodologías, la bibliografía, las plataformas,
los tutores fueron de alta calidad, mostrando un alto conocimiento tanto en los temas tratados (pedagogía del inglés) como en las metodologías.

Lo primero que sorprende al ver los resultados de ingresar en el buscador google “doctorado en educación modalidad virtual México” o “doctorado en educación modalidad  virtual España” es la cantidad de ofertas. No solo aparecen aquellas de modalidad online, sino también presencial, semipresencial y a distancia. Doctorados para lo que Ud. quiera investigar en educación, en cuatrimestres o semestres, con titulación valida aquí y allá, con pagos mensuales o semestrales, con beca o sin beca y claro, como no, con calidad y sin calidad. Y esto último es difícil de determinar, desgraciadamente, para muchos estudiantes el  tema de la calidad aparece cuando ya han desembolsado una buena cantidad de dinero (mínimo 1000 dólares). El asunto es que, las legislaciones que regulan los estudios superiores en ambos países sufrieron transformaciones para adaptarse a los nuevos contextos políticos, sociales y tecnológicos que dieron como resultado una mayor flexibilización en cuanto a quienes podían impartir los estudios superiores. Para algunos  esto permitió la mercantilización   de la educación comprometiendo seriamente su calidad, para otros, esto permitió aumentar la oferta y lo que se necesitan son mecanismo regulatorios más estrictos.
Un  segundo paso en la  búsqueda fue consultar en el Sistema de Convalidaciones del MEN http://saces.mineducacion.gov.co/ch/titulos.php los títulos  de doctorado otorgados por universidades españolas y mexicanos que han sido convalidados en Colombia. El resultado arroja un listado interesante de universidades  cuyos títulos han sido reconocidos  por el MEN, incluso aparecen convalidados un par de doctorados que reconozco son impartidos en  modalidad virtual. Desafortunadamente las categorías de búsqueda en el SC no permiten filtrar resultados por modalidad. Creo que una de las razones para que no hayan muchos títulos de doctorados modalidad virtual  convalidados es que estos son relativamente recientes (fechas de registro entre  2007 y  2010).Por supuesto la falta de interés, la desconfianza o desconocimiento por parte de aquellos a quienes están dirigidos es la principal razón. 

Quiero compartir a continuación los resultados de mi indagación personal acerca de la oferta, acreditación, legalidad y calidad de los programas de doctorado modalidad virtual /online  en México y España.


 El espinoso asunto de la calidad


Antes de iniciar la búsqueda de un doctorado modalidad virtual en una universidad mexicana o española tenga en cuenta los siguientes puntos:

  •           Para que un doctorado sea válido en Colombia debe tener mínimo 80 créditos académicos.
  •           El programa debe ser un  programa legal que cuente con las respectivas acreditaciones. Para el caso de México debe contar con el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios Superiores Federales y Estatales (RVOE) (http://www.sirvoes.sep.gob.mx/sirvoes/ ) y el registro ante la Dirección General de  Profesionistas http://www.sep.gob.mx/wb/sep1/sep1_Direccion_General_de_Profesiones_#.VH9_ufl5NUV) .  En España, el titulo debe ser título oficial, es decir que el programa está reglamentado por el Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias (Maestrías y doctorados) http://www.uji.es/bin/infoest/estudis/postgrau/oficial/normpost/07rd1393.pdf
  • Los títulos propios expedidos por las universidades españolas no son convalidables en Colombia. Sirven para desarrollar conocimientos pero no tienen ninguna validez legal.
  • Con respecto a los títulos emitidos en España dice el MEN

Los títulos oficiales, cuya aprobación se dé en cumplimiento de lo establecido en el Artículo 35 de la Ley Orgánica de Universidades 6° de 2001, modificada por la Ley Orgánica de Universidades 4° de 2007; el Artículo 3 del real Decreto 1393 de 2007, vigente a partir del 31 de octubre de 2007, son establecidos por el Gobierno, a propuesta o previo informe del Consejo de Coordinación Universitaria, así como las directrices generales de los planes de estudio que deban cursarse para su obtención y homologación.
Las universidades, con sujeción a las directrices generales antes mencionadas, elaboran y aprueban los planes de estudios de los títulos oficiales, que deben ser autorizados por el Gobierno, una vez informados favorablemente por la Comunidad Autónoma correspondiente y por el Consejo de Coordinación Universitaria, siendo posteriormente sometidos a evaluación por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación que efectuará el seguimiento de la implantación del plan de estudios.
Estos títulos oficiales gozan de validez en todo el territorio nacional español y en el EEES, y es a ellos a los que se les conceden efectos académicos y profesionales por parte del gobierno español, razón por la cual estos son los títulos que pueden ser objeto del trámite de convalidación de títulos en Colombia
. (MEN , s.f.)
Estos dos puntos resuelven el asunto de la legalidad pero no el de la calidad así que tenga mucho cuidado.

El problema con las universidades “patito”



ara algunos especialistas el estado permite este tipo de oferta educativa ante su propia imposibilidad de cubrir la demanda por educación superior.  
Como mencionaba anteriormente, el cambio en las regulaciones permitió el surgimiento de un buen número de instituciones educativas. Muchas de ellas operan sin los mínimos de calidad y buscan el lucro económico sin preocuparse por  impartir enseñanzas de calidad ( Jiménez Jiménez, 2014). En Colombia, este tipo de instituciones son conocidas como universidades garaje y en México como universidades Patito. En Colombia estamos familiarizados con este tipo de establecimiento pues también proliferan. Igual en México. De Acuerdo con un informe oficial citado en el Diario México  “más de siete mil programas educativos, equivalentes  45.6% de la opciones de estudio de nivel superior en el sector privado, avalados por la SEP [Secretaria de Educación Pública], fueron sancionados. Sin embargo, solo se retiró el  Reconocimiento de Validez Oficial (RVOE) a 921 programas durante ese periodo (Igartúa ).

Legal no quiere decir de calidad y esto lo sabemos muy bien. Las autoridades emiten los reconocimientos de validez oficial de los programas que presentan las universidades, pero una vez emitidos no cuentan  con los mecanismos que les permitan hacer seguimiento al desempeño y desarrollo de dichos programas. Cuando a una institución se le revoca el reconocimiento oficial es debido a quejas reiteradas, pero también se da el caso de universidades patito que operan impunemente, hábiles mercaderes de la educación que conocen muy bien el negocio y saben que las debilidades del sistema educativo oficial son un nicho rentable.  En ellas, un estudiante puede recibir un título en menor tiempo del estipulado, incluso sin hacer nada, solo pagando una inscripción y colegiaturas mensuales.

Mucho cuidado entonces pues algunas escuelas  patito cuentan con reconocimiento oficial (Martinez , 2014).

Afortunadamente, es posible verificar la calidad de un doctorado revisando si este se encuentra registrado ante algún organismo de control de calidad. Según Juan Pablo Reye, columnista del periódico Excélsior,  en México existen 27 organismos que se encargan de la acreditación de los programas de educación, incluidos por supuesto los doctorados, siendo los más importante el FIMPES y el Copaes (Reyes , 2013). A estos dos organismos debemos sumar el PNPN. La siguiente tabla describe las funciones de cada organismo y la dirección de su website.

organismo

funciones

Web site








FIMPES
La Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES) es una agrupación de instituciones mexicanas particulares, que tiene como propósito mejorar la comunicación y colaboración de éstas entre sí y con las demás instituciones educativas del país, respetando las finalidades particulares de cada una, para que sus miembros puedan cumplir mejor la responsabilidad de servir a la nación.

La FIMPES agrupa a las principales universidades particulares en México.







Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC)
El Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) es un esfuerzo conjunto entre la Subsecretaría de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que acumula la experiencia adquirida en la evaluación del posgrado en México durante los últimos 23 años y toma en cuenta las buenas prácticas internacionales en la materia.
El PNPC tiene el propósito de reconocer la capacidad de formación; la metodología es de carácter cualitativo y cuantitativo y valora el cumplimiento de estándares de pertinencia y calidad.






Copaes
Consejo para la acreditación de la educación superior.
¿Qué es Copaes?
El Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C. (Copaes) es la única instancia autorizada por el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para conferir reconocimiento formal y supervisar a organizaciones cuyo fin sea acreditar programas educativos del tipo superior que se impartan en México, en cualquiera de sus modalidades (escolarizada, no escolarizada y mixta).







Los estándares son altos por eso no se sorprenda de que solo un bajo porcentaje de los posgrados posean estas certificaciones.

Hasta el momento hemos presentado las siguientes  recomendaciones a tener en cuenta al momento de decidirse por un Doctorado en educación en modalidad virtual:
1. Si ya tiene seleccionado el doctorado vaya al sitio de convalidaciones del MEN y consulte si ese doctorado ya ha sido convalidado en Colombia. Si es así, no lo dude  e inscríbase, en cuanta a los aspectos legales ese doctorado no tiene inconvenientes. Si ese doctorado no ha sido convalidado en Colombia, siga con el siguiente punto.

2. Vaya al sitio de la Secretaria de Educación Pública y consulte la legalidad del programa. El sistema le pedirá alguna información, proporciónela. Esta información podrá encontrarla en la publicidad de las instituciones educativas: programa, modalidad, nombre de la institución, numero de acuerdo (RVOE) y nivel. Si ese programa no aparece en ninguna de las búsquedas olvídese de ese doctorado. Puede perder su tiempo y dinero. En México, los reconocimientos de validez los otorgan tanto  entidades estatales como federales y ambos tipos de reconocimientos pueden ser encontrados en este sitio. Si el programa aparece registrado continúe con el siguiente punto para verificar su calidad.

3.  Si el programa tiene algún reconocimiento de calidad, con toda seguridad esta información estará  muy visible en la publicidad del programa. Verifíquela ingresando a la página del organismo que certifica el programa. Un certificado de calidad dice que ese programa se rige por estándares que garantizan la idoneidad de los contenidos, docentes, infraestructura, recursos, procesos y metodologías implementadas. De no tener reconocimiento de calidad, esto no significa que el programa sea malo, solo significa que no tiene este certificado y entonces es necesario hacer una indagación más profunda. En México “Menos del 10%  de las universidades privadas del país tienen certificados sus planes y programas de estudio, acreditan la preparación de sus profesores para impartir cátedra, tienen instalaciones adecuadas y asignaturas actualizadas” (Altonivel, 2013)

Cómo saber si una universidad es Patito


Las siguientes recomendaciones están basadas en aquellas proporcionadas por organismos estatales y  expertos
·         El programa de doctorado debe contar como mínimo con 600 horas totales de aprendizaje.
·         Para que el titulo sea con validable en Colombia  debe contar como mínimo con 80 créditos.
·         Si un plantel le ofrece contar con tal o cual reconocimiento confirme en internet que la escuela elegida cuente con dicho requerimiento y los registros necesarios ante las autoridades oficiales u organismos privados (Altonivel, 2013)
·         Verifique el portal de la universidad, fíjese particularmente en los siguientes aspectos: ¿la universidad tiene publicaciones académicas?¿Realiza investigación y publica sus resultados? ¿Cuenta con una buena infraestructura física? Con respecto a esta última pregunta vale la pena anotar que a través de la aplicación google earth Ud. puede obtener una imagen externa de la plana física de la universidad. Para ello ingrese la dirección que proporciona y  realice la aproximación necesaria.
·         Consulte el nombre de los docentes a cargo del programa. Busque sus publicaciones e investigaciones. Si no las tiene, dude.
·         Verifique si la universidad ha organizado o participado en Simposios, Seminarios, Congresos, etc. Si no es así, dude.
·         Si es posible contacte a un egresado

Recomendaciones para acceder a un doctorado de calidad a un buen precio


Si su decisión es iniciar un doctorado virtual tenga en cuenta que para poder acceder a uno de calidad debe iniciar la gestión  con suficiente tiempo de anticipación. Entre seis meses y un año aproximadamente calculando el tiempo que tardará en  tramitar sus certificados e iniciar el proceso y tramite de inscripción.  Tenga en cuenta lo siguiente:

1. Un requisito de acceso es que el candidato tenga algún escrito o escritos en publicaciones periódicas arbitradas.  Si Ud. no lo ha hecho es importante que lo haga, esto incrementara las oportunidades de ser aceptado.

2. El dominio del idioma  inglés es requisito y Ud. tendrá que demostrarlo por medio de una certificación.

3. Necesitará dos recomendaciones de dos investigadores que certifiquen sus capacidades e interés en la investigación.

4. Debe preparar un escrito en el cual exponga los motivos e interés en el doctorado.

5. El número de plazas ofertadas oscila entre 10  y 15 por doctorado, así que prepárese para una fuerte competencia.

6. Todo el proceso de inscripción se realiza en línea.

7. Es importante que sepa que la legalización de los documentos, tanto en España como en México toma aproximadamente un año, esto es,  una vez que el titulo sea emitido por la Universidad este deberá surtir un trámite ante organismos estatales que toma un año, si Ud. se titula en tres años, tendrá su título en Colombia un año después de la titulación.

Bibliografía

Jiménez Jiménez, F. (20 de Agosto de 2014). El Heraldo. Obtenido de El Heraldo.x: http://heraldo.mx/universidades-patito/
Altonivel. (13 de Agosto de 2013). Altonivel.com.mx. Obtenido de http://www.altonivel.com.mx/37515-cuidado-con-las-maestria-y-universidades-patito.html
Caracol Radio . (5 de Mayo de 2014). caracol.com.com. Obtenido de http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/se-acaba-la-educacion-a-distancia-para-licenciatura-de-profesores/20140505/nota/2209242.aspx
Colombia Aprende, Red del Conocimiento. (s.f.). Colombia Aprende. Obtenido de http://www.colombiaaprende.edu.co/html/productos/1685/article-259498.html
El Observatorio de la universidad Colombiana. (s.f.). Observatorio de la Universidad Colombiana. Obtenido de http://www.universidad.edu.co/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=9&Itemid=11
Guia Academica.com. (2 de Febrero de 2009). Guia Académica.com . Obtenido de http://www.guiaacademica.com/educacion/personas/cms/colombia/posgrados/2009/ARTICULO-WEB-EEE_PAG-4789062.aspx
Igartúa , S. (s.f.). El Diario Mex. Obtenido de http://diario.mx/Nacional/2013-03-03_ebbcb0c6/encubrio-la-sep-a-universidades-patito
Martinez , N. (1 de Julio de 2014). El Universal.com. Obtenido de eluniversal.com: http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2014/impreso/-8220hay-universidades-publicas-8216patito-8217-8221-216712.html
MEN . (s.f.). Ministerio de Educacion Nacional. Obtenido de http://www.mineducacion.gov.co/1621/w3-article-266525.html
Reyes , J. P. (9 de Enero de 2013). Exelcior.com.mx. Obtenido de http://www.excelsior.com.mx/2012/01/09/nacional/800199